Blog

La historia de Vasco de Quiroga

Es considerado uno de los hombres más importantes e influyentes en el estado de Michoacán a principios de la época colonial. Vasco de Quiroga nació en España, específicamente en Villa Madrigal de las Altas Torres, donde fue instruido como abogado. En 1531, a la edad de 60 años, Vasco de Quiroga llegó a la Nueva España como parte de la Segunda Audiencia, un grupo administrativo y judicial que envió la Corona Española para gobernar la colonia. Este segundo grupo fue enviado para organizar el territorio y reparar los daños de la Primera Audiencia, especialmente los ocasionados por su presidente Nuño de Guzmán, quien la usó para obtener poder y control que utilizó en beneficio personal. Fueron los rumores de la llegada de la Segunda Audiencia lo que le hizo a Nuño de Guzmán emprender la huida hacia lo que hoy es el estado de Michoacán.

En 1533, a dos años de su llegada, Vasco de Quiroga organizó el que fue su primer pueblo experimental, al que nombró Santa Fe de México, debido a su cercanía con la capital. Ese mismo año fundó otro pueblo en la ribera del lago de Pátzcuaro, Michoacán al que llamó Santa Fe de la Laguna, el cual puede ser visitado aún en la actualidad. Fundó hospitales en la comunidades de Tzintzuntzan, Pátzcuaro, Uruapan, Tacámbaro y Cuitzeo, que servían como refugio para los peregrinos que venían de otros lugares del país. Posteriormente, en 1538 siguió su nombramiento como primer obispo de Michoacán, con la intención de evangelizar a los purépechas. Vasco de Quiroga o Tata Vasco, como era conocido, tenía la firme intención de reforzar las comunidades, en las que hizo un reparto de tierras para que cada familia tuviera su propia vivienda y parcela para trabajar la tierra. Introdujo la práctica rotativa de la labor en los campos y granjas, para que los indígenas pudieran ser autosuficientes y a la vez tuvieran tiempo libre de recibir instrucción y práctica espiritual. Él mismo se encargó de que cada población se dedicara a la manufactura de un determinado producto o artesanía, lo que enriqueció aún más las técnicas prehispánicas con las que ya trabajaban. Hoy en día aún es posible admirar el policromado de las lacas de Uruapan y escuchar el golpeteo del forjado de cobre en Santa Clara. También, es común ver en algunos restaurantes que los platillos son servidos en fina loza de Patamban, así como los trabajos en madera labrada y cerámica que decoran miles de hogares en México y en muchos países del mundo.

Don Vasco de Quiroga murió el 14 de marzo a la edad de 95 años en la ciudad de Pátzcuaro. Su muerte fue el cierre de uno de los periodos más importantes en la historia del estado de Michoacán. Los restos de Don Vasco se encuentran en la Basílica de la Virgen de la Salud, la cual fundó en Pátzcuaro.

Hoy en día Vasco de Quiroga es una de las figuras más veneradas en el estado de Michoacán y los pueblos a su alrededor, pues fue parte fundamental para el desarrollo de las instituciones y el comercio de la ciudad, tanto, que algunas de ellas aún existen en la actualidad. También existen atractivos erigidos en su nombre, como la Plaza Vasco de Quiroga, considerada una de las más grandes y hermosas de México y de América Latina, donde a lo largo del año se llevan a cabo diversos eventos culturales.

Descubra el encanto del Pueblo Mágico de Pátzcuaro planeando su próxima escapada. Si usted desea conocer más acerca de la historia de este bello sitio y de Don Vasco de Quiroga, le recomendamos reservar su estancia en Best Western Plus Posada de Don Vasco. Sus cálidas y cómodas habitaciones, ahora con categoría Plus, serán el refugio perfecto para descansar después de recorrer los diferentes atractivos de la ciudad.

Visite nuestro sitio web, donde encontrará más información sobre nuestras increíbles ofertas y promociones especiales para conocer lo mejor de Pátzcuaro: http://www.bestwesternpluspatzcuaro.com.mx

Foto: taringa.net